Sueños de Sevilla

30 de julio, 2014 - Eventos - Comentarios -

Al-Andalus supera las expectativas en la inauguración de  la sala rociera Sueños de Sevilla.

 

 

 

 Al-Andalus supera las expectativas en la inauguración de la sala  rociera Sueños de Sevilla.   Todo un éxito, la inauguración de la sala Sueños de Sevilla. una  sala abierta y cuidada con esmero y mimo con la que Al-Andalus  premia la fidelidad de sus clientes, abriendo un espacio para  todos aquellos que quieran bailar sevillanas, asistir a cursos o  deleitarse con las actuaciones de los grupos más prestigiosos.

Amantes del flamenco, clientes de todas las edades y algunos de  los grupos de mayor solera como Alma de Vega, Adrián Martín, de  los hermanos Martín y Esencia Flamenca acompañaron a Alegre  Azahar, reconocido grupo de flamenco con más de 7 años de  trayectoria y que irrumpió en el escenario como un torbellino,  para inflamar el corazón de un público, que coreó y salió a la  pista a bailar sevillanas o rumbas acompañando con entusiasmo a  Nuria y Paloma. Sus voces con cuerpo y mucha personalidad  sincronizaban a la perfección con el sonido sobrio y persuasivo  del cajón que percutía David o la guitarra armónica y envolvente  de Antonio.

Tanto Nuria como Paloma no pararon en toda la noche de apremiar a  quienes estábamos allí, invitándonos una y otra vez a la pista.  Sus canciones peinaron la noche y condujeron al público a la  apoteosis, a esa alegría desbordante que suele ser una constante  de las fiestas en Al-Andalus.

La noche tuvo su broche de oro cuando Tifa y Francisco Alepuz  cogieron las tijeras, cortaron la cinta y el público pasó a la  sala Sueños de Sevilla, para marcarse sevillanas o seguir  palmeando. Dirigidos por Mª Jesús y Verónica, dos grandes  profesoras de sevillanas, el público bailó emocionado, una gran  selección de temas, algunos inéditos y en cuya selección tuvieron  la inestimable aportación de Juan Ruíz, Javier Esponera o el  propio Francisco Alepuz.

Alegre Azahar hicieron un paréntesis para ver la sala y después  continuaron con brío su actuación. Nadie quería que la actuación  terminase y los que allí estábamos pedíamos una canción más, una  rumba más. Entonces Nuria cedió la voz a Antonio, el guitarrista  y los acordes de su voz desgarraron el escenario. punto y final,  marcado con timbre y carisma para una actuación memorable.

Felicidades a los organizadores por el apremio y la constancia  con el que realizan todos y cada uno de los eventos en  Al-Andalus. Ahora los amantes de las sevillanas y del canto  jondo, cuentan con un espacio para marcarse esas sevillanas que  llevan en sus corazones; canciones, bailes, letras arraigadas en  una tradición que ya tiene un faro luminoso adonde dirigir el  barco, para no perderse.

Mari Carmen Moreno Mozo

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 6 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente

Fotografo de Bodas Valencia